Disfrutar del embarazo, parto y posparto es posible si tienes las herramientas. En estas sesiones personalizadas aprenderás todo lo necesario para sentirte segura y cómoda en esta nueva etapa.

Una comadrona experimentada irá a tu casa de Barcelona o cercanias para despejar tus dudas y explicarte todo lo que necesitas para vivir tu embarazo, parto y posparto de la mejor manera posible.

El peso en el embarazo ¿Por qué tanto control?

 

En los controles habituales del embarazo el peso es uno de los temas estrella pero a veces no explicamos a las mujeres porque tenemos tanto interés en controlar el peso durante el embarazo.

Los riesgos de la obesidad son muchos, por ejemplo, durante el embarazo hay mayor riesgo de diabetes gestacional, preeclampsia y tromboembolismo. Ya en el parto hay más probabilidades de cesárea, inducción y hemorragia postparto mientras que los recién nacidos de madres obesas tienen más riesgo de defecto congénito, distocia de hombros, macromosomia y, más adelante, obesidad.

Con todos estos datos no es de extrañar que sea importante cuidar un poco el peso antes del embarazo y durante el mismo. Pero… ¿Cuántos kilos puedo coger?

Dependerá del índice de masa corporal inicial, es una medida que surge al dividir tu masa por la estatura al cuadrado. Existen numerosas páginas web donde se puede calcular.

Si el valor está entre 18.5 y 24.9 se pueden coger entre 11.5 a 16 kg. Si el valor resultante está entre 25 y 29.9 se aconseja no sobrepasar los 11.5 kg mientras que si el valor es superior a 30 se establecen 9 kg de máximo.

El aumento de peso debe ser progresivo y es muy importante huir de las dietas restrictivas (dietas para perder mucho peso o dietas “milagro”) que podrían afectar negativamente al desarrollo neurocognitivo del bebé.

Aquí te dejo unos cuantos consejos elaborados a partir de la Guia NICE (1) que te pueden ser de ayuda:

·         Basa las comidas en hidratos de carbono (mejor integral)

·         Come alimentos ricos en fibra (judías, lentejas, vegetales…)

·         Come 5 porciones de fruta-verdura diarias

·         Come un dieta baja en calorías y evita añadir calorías sin valor

·         Come el mínimo de bebidas azucaradas y fritos

·         Toma desayuno

·         Toma tentempiés de poco tamaño

·         Realiza una actividad física moderada y utiliza su día a día (subir escaleras, dar un paseo en la hora de comer)

·         Minimiza las actividades sedentarias como ver la tv o jugar al ordenador

·         Camina/bicicleta para desplazarse

 

El embarazo es un gran momento para cambiar los hábitos por ti y por tu criaturita. Aprovéchalo :)

 

1.       Weight management before, during and after the pregnancy

¿Para que sirven las correas? El registro cardiotocográfico

Lo que la gente suele llamar correas en realidad es un procedimiento habitual, su nombre completo es registro cardiotocográfico. Le llamaremos registro. 

El registro es frecuente durante la parte final del embarazo y durante el parto, continuo o intermitente. En la parte final del embarazo (alrededor de las 40 semanas) nos da una información muy valiosa, podemos detectar si el bebé no está del todo cómodo. 

Este seria un ejemplo de registro durante el embarazo. La línea superior son los latidos del corazón del bebé. Los bebés tienen una frecuencia cardiaca muy alta, entre 120 y 160 latidos por minuto es lo normal. 

También es saludable encontrar esas pequeñas montañas. Es señal de bienestar fetal. La línea inferior es la dinámica uterina, es decir, las contracciones. En este caso no hay ninguna contracción porque es un registro de control. 

Este registro podría ser un ejemplo de registro durante el trabajo de parto. La línea superior podéis ver que es parecido al registro anterior pero la línea inferior tiene esas elevaciones, cada una de ellas es una contracción. Es incorrecto pensar que a más elevación más dolor. Depende de la posición de la mama, depende de la cantidad de tejido adiposo en la barriga de la mamá, depende de como lo calibramos… 

Espero que hayáis entendido un poco mejor para que se utiliza el registro cardiotocográfico y que ahora lo sepáis interpretar un poquito.

“Poca leche” una historia familiar

Hoy os quiero explicar una historia de cuento de hadas por la valentía de los personajes de una familia al completo y por el final feliz J

Hace unos dos años tuve el placer de acompañar a unos recién papás en el inicio de la lactancia materna. Todas sabemos que a veces puede ser complicado y, además, la historia familiar era como una nube sobre nuestras cabezas. Recuerdo que ella me explicó que su madre no había podido dar el pecho y su hermana tampoco, que debía ser de familia, pero que ella quería intentarlo y por eso había buscado ayuda antes que la situación se descontrolase.

Fui a su casa un par de veces, con unos conceptos claros y la insistencia e ilusión de mamá y papá todo fue como la seda. El bebé tomaba el pecho muy bien, a la mamá no le dolía nada y además establecimos un plan de actuación para el inicio del trabajo. En su caso era un poco más complicado porque saldría de la ciudad durante dos o tres días seguidos algunas semanas alternas así que hablamos mucho sobre el sacaleches y la conservación de la leche.

Cuando la familia ya no me necesitó más nos despedimos con alegría y con un hasta pronto. J

Dos años más tarde, a inicios de este verano, un papá me llamó. Me explicó que acababa de ser padre por segunda vez y que querían darle el pecho a su bebé pero que con la primera había sido una experiencia  muy dura así que sabían que necesitaban ayuda.

Esa tarde fui a la clínica donde había nacido la niña y la sorpresa fue encontrarme a una familia que no veía desde hacía dos años. Acababa de nacer la sobrina de esa chica que conocí hacía dos años, tenían un gran recuerdo de su experiencia conmigo así que habían insistido a su hermana y cuñado para que me llamaran.

La primera alegría fue verlos y la segunda fue que su hijo de dos años tomaba lactancia materna complementaria y estaban encantados.

Ahora yo estaba allí para acompañar a una mamá que ya tenía una hija mayor con la que la experiencia de la lactancia materna no era un recuerdo grato. Repasamos uno por uno todos los puntos para tener una lactancia exitosa esta vez y los papás lucharon como héroes, su recién nacida ha tomado lactancia materna en exclusiva durante unos 4 meses hasta que un problema médico ha acelerado la introducción de una leche artificial especial.

Aunque algunos pensareis que cuatro meses no es mucho tiempo,  yo creo que hay que vivir esta experiencia como un éxito de unos papás. Unos papás que quisieron cambiar su forma de hacer, que quisieron luchar contra la adversidad, que decidieron pedir ayuda en el momento adecuado y,  como recompensa,  han podido disfrutar (ellos y su bebé) de los beneficios de la lactancia materna.

Podemos aprender mucho de unas personas que han decidido luchar contra viento y marea para que su bebé pueda obtener los beneficios de la lactancia. Con unos conceptos claros y la ilusión es posible.

Habéis roto “la maldición de la poca leche” en vuestra familia!!  Felicidades familia al completo!!

                                                                                                                                        

Ha llegado el calor…y las cándidas?

CANDIDIASIS VAGINAL.                                                                  

Es una infección en la vagina producida habitualmente por un hongo llamado Cándida albicans. Este hongo vive en la  vagina de todas las mujeres pero a veces se desarrolla en exceso al típico escozor o picor y flujo espeso.

Es muy frecuente, 3 de cada 4 mujeres lo tienen en algún momento de su vida y muchas mujeres varias veces. 

Es importante que sigas estos consejos para que no vuelva a repetirse o mejorar los síntomas cuando ya has empezado el tratamiento.

-  Si tienes pareja coméntalo con tu comadrona o ginecólogo para valorar si también necesita tratamiento

- Evita mantener relaciones sin preservativo mientras dure el tratamiento

- Utiliza sólo el chorro de agua de la ducha para lavarte. No es necesario el uso de jabón en la zona íntima o sólo por la zona de vello si lo prefieres. También puedes usar agua con un chorro de vinagre ya que acidifica la vagina y hace que el hongo no vuelva a crecer

- Después de ir al baño (tanto orina como de vientre), sécate siempre desde delante hacia atrás.

- No uses ropa muy ajustada (incluidos los tangas) ni tejidos sintéticos, utiliza bragas de algodón. Para dormir no uses bragas.

- Evita prendas mojadas, como llevar bañadores, durante mucho tiempo.

- No laves la ropa interior con detergentes perfumados o lejías. La ropa interior que has utilizado estos últimos días lávala con agua muy caliente (80ºC)

- Aumenta el consumo de yogures con lactobacillus. Toma uno diario a ser posible.

- No te automediques. Si vuelves a tener molestias, pide una hora de urgencias en tu CAP. Podrías necesitar otro tratamiento. 

El embarazo y el calor pueden provocar candidiasis de repetición, no dudes en consultar con tu especialista en caso de notar molestias. 

Esteñimiento durante el embarazo: soluciones

Hola! Felicidades por tu embarazo!!

 

El estreñimiento durante el embarazo es un problema muy habitual, sobretodo durante el 

tercer trimestre. Del 11 al 38% de las mujeres tienen algún problema, si ese es tu caso aquí 

encontrarás unas pautas a seguir para mejorarlo.

 

Las causas del estreñimiento son tanto hormonales como mecánicas. El aumento de la 

progesterona hace que el tránsito intestinal sea más lento y el volumen del útero presiona 

diferentes tractos de los intestinos.

 

En conjunto puede hacer que pasemos un mal trago así que aquí te dejo unos cuantos consejos iniciales que pueden ayudarte

• Aumenta el aporte de líquidos. Es decir, básicamente bebe mucha agua (cuando 

digo mucha quiero decir entre un litro y medio y dos litros diarios) pero no te 

olvides de las frutas y verduras que tienen un alto contenido hídrico. Piensa que al final 

del embarazo se absorbe más agua en tus intestinos porque el cuerpo se está 

preparando para el parto y la lactancia materna por lo que necesita aumentar sus 

reservas…aquí la razón de hincharnos tanto al final del embarazo. 

• Aumenta el aporte de fibra a tu dieta. Tanto los cereales y arroz integral son una 

gran opción pero, de nuevo, no olvidemos que tanto las frutas como las verduras 

son ideales.

• Haz algo de ejercicio moderado diario. Un ejemplo clásico es caminar una 

hora al día…no cuenta ir de tiendas!! :)    Lo importante es ponerse las bambas y 

caminar sin pararse a la velocidad que puedas durante una hora aproximadamente. 

• Intenta ir al baño justo después de comer, es cuando el intestino grueso tiene más 

movimientos. 

• Se está empezando a estudiar algún tipo de probióticos para aumentar los 

movimientos intestinales, a consecuencia de un cambio en las colonias de 

bacterias pero estos productos aún no han sido estudiados a fondo para poder 

recomendarlos en todos los casos de entrada. 

Si todo esto no funciona en unos días de aplicarlo todo regularmente se podría plantear de 

utilizar algún tipo de laxante pero, cuidado… no todos los laxantes son aptos, sólo aquellos 

que no se absorban. Comentárselo a la persona que te está visitando en este 

embarazo para intentar encontrar una solución.

 

Y, para acabar, eso que todas me decís y yo no me canso de responder. Y si no hago de 

vientre en casa… ¿lo haré en el parto? Yo no lo sé lo que pasará en el parto, pero la verdad 

es que no es importante. Lo que hay que saber es que no es necesario realizarse un enema 

ni nada por el estilo y si sale alguna hez en el momento del parto, no pasa nada porque se 

retira con una gasa y se tira al cubo, sin más problemas. 

 

A disfrutar de tu embarazo que, aunque da algún inconveniente, siempre es un momento 

maravilloso!!

 

Magan Trottier, MSc et all. Teatring constipation during pregnancy. Can Fam Physician. Aug 2012; 58(8): 836–838.

Sherri A. Longo, Robert C. Moore, Bernard J. Canzoneri, Alfred Robichaux. Gastrointestinal Conditions during Pregnancy

Clin Colon Rectal Surg. 2010 June; 23(2): 80–89. doi: 10.1055/s-0030-1254294

S.O.S. Bebé con gases

Los gases son una de las principales preocupaciones de los recién papás. Se identifica porque el bebé llora (no tiene hambre, está limpio y en vuestros brazos), se retuerce y mueve mucho las piernas pero, sobretodo, porque se pasa cuando expulsa algún gas (para regocijo de los papás).

 Gracias a mi trabajo yo sabía muchos “trucos” pero ninguno me funcionaba hasta que encontré el “truco de mi niña”.

Os explico, empecé con lo clásico que realmente lo ayudó:

·         Masajes: circulares, subiendo las piernas…la verdad es que es toda una técnica y os aconsejo el libro de Vimala Schneider, Masaje infantil. Nosotros hacíamos tres veces al día el masaje completo para los gases y mejoramos pero aún quedaba camino por recorrer.

·         Colikind: medicaciones homeopáticas varias. Yo escogí ésta porque es la que más conocía pero he oído de otras que tienen buenas referencias.

·         Llevarla mirando al suelo, con la barriga  sobre nuestros brazos: a ella no le funcionaba demasiado, no vimos una gran diferencia entre llevarla de esta manera o llevarla verticalmente en la mochila o fular.

·         Poner calor sobre la barriguita: con un trapito calentito (en el microondas) aunque lo ideal es un cojín de semillas

·         Infusiones de anís verde para mí: se supone que llegan al bebé vía lactancia.

Lo hicimos todo pero, al final por casualidad, un día se nos ocurrió ponerla en la que denominamos posición de váter. Consiste en poner al bebé con su espalda apoyada en tu barriga y cogiendo sus piernas por la altura de las rodillas que quedarán tocando  su pecho, el culo queda en pompa apuntando hacia el suelo.

Y fue mágico. Lo hicimos por pura casualidad después de una toma y empezó a hacer caca y gases al poco rato, después de esa toma no hubo dolores J Así que desde ese momento después de cada toma hacemos cinco minutos en dicha posición, al principio incluso en la toma de la madrugada (ahora ya no).

Las primeras veces necesitaba cinco o seis minutos pero ahora ya es prácticamente automático, por otro lado es una dinámica muy cómoda para nosotros porque es comer, cambio de pañal y lista durante tres horas.

Algo importante es no confundir el dolor por los gases que  se producen en los intestinos con hacer o no eructo que es el aire tragado durante la toma. No tienen relación así que si vuestro bebé tiene dolor propio de gases no tendrá menos porque eructe más.

Os animo a que probéis esta posición pero también a que vayais probando diferentes cosas hasta que encontréis su “truco”. De todas maneras el dolor producido por los gases se acaba solucionando con la madurez del aparato digestivo (de los intestinos, principalmente) así que paciencia y mucho amor. 

¡Una comadrona ha sido mamá!

Hace mucho que no os explico nada, he estado un poco ocupada con mi niña :)

Me gustaría explicaros como ha sido su nacimiento, no va a ser algo como “un ratito de dolores y ya está” porque eso sería edulcorar todo un proceso largo y maravilloso.

Estuvimos 24 horas con contracciones, no fue algo increíble ni inaguantable ni horroroso simplemente fue así  y lo vivimos como fue pasando. Al empezar a las 12 de la noche (las contracciones poco dolorosas pero cada 10 minutos) implicó que ya no dormimos, cada diez minutos me levantaba de la cama y, cogida a la cajonera, movía la pelvis. A medida que avanzaba la noche mi marido empezó a hacerme masaje lumbar para sobrellevar cada contracción que se acortaron cada siete minutos y después cada cinco.

Y fueron pasando las horas y llegaron las diez de la mañana, recuerdo una contracción que me dobló porque no pude llegar a cogerme en ningún sitio, mi marido me sostuvo y a partir de ahí las contracciones se volvieron más intensas aunque se espaciaron otra vez.

Parecía un ciclo, tenía un par de horas de contracciones cada cinco minutos y entonces una contracción mucho más intensa marcaba un nuevo ciclo: contracciones más dolorosas pero espaciadas cada diez minutos hasta que volvían a ser cada cinco minutos. Hicimos este ciclo tres veces.

Como buena primeriza fui al hospital y me enviaron para casa. Jajaja, después de todos estos años y de explicar mil veces cuando hay que ir al hospital… ¡me envían a casa! Ya eran las tres de la tarde y estuvimos cinco horas más en casa. Lo hicimos todo: pelota, bañera, masajes, comer, dormir (cada cinco minutos me levantaba del sofá, pero en cuanto pasaba la contracción me sentaba y me quedaba dormida hasta la siguiente)

A las siete de la tarde ingresé en sala de partos y me pusieron la epidural, a partir de ahí fue sin dolor, pero no sin sensaciones. En cuatro horas noté su cabeza apretando mucho y en veinte minutos  nuestra niña estaba con nosotros.

Cuando salieron los hombros la cogí y me la puse encima. Eso desencadenó como media hora de “subidón” hormonal maravilloso. Yo estaba en trance, sólo podía mirarla y llorando decir “que guapa es, está bien, ¿la ves?…que guapa es, está bien…” Es como si ese rato no hubiera nada más que ella encima mío y mi marido a mi lado. Había leído sobre la cascada hormonal, el enamoramiento…pero la intensidad de la emoción me sobrepasó por completo. Fue maravilloso.

Su nacimiento no ha sido corto, ni fácil pero sí que ha sido la mejor experiencia de nuestras vidas y, por supuesto, pasaríamos mil veces por el proceso con tal de tenerla cogida en mi brazo izquierdo mientras tecleo estas palabras con la mano derecha.

No os voy a desear una horita corta, os deseo que podáis vivir esta experiencia sin miedo y que al día siguiente lo expliquéis con una sonrisa en los labios.