“Poca leche” una historia familiar

Hoy os quiero explicar una historia de cuento de hadas por la valentía de los personajes de una familia al completo y por el final feliz J

Hace unos dos años tuve el placer de acompañar a unos recién papás en el inicio de la lactancia materna. Todas sabemos que a veces puede ser complicado y, además, la historia familiar era como una nube sobre nuestras cabezas. Recuerdo que ella me explicó que su madre no había podido dar el pecho y su hermana tampoco, que debía ser de familia, pero que ella quería intentarlo y por eso había buscado ayuda antes que la situación se descontrolase.

Fui a su casa un par de veces, con unos conceptos claros y la insistencia e ilusión de mamá y papá todo fue como la seda. El bebé tomaba el pecho muy bien, a la mamá no le dolía nada y además establecimos un plan de actuación para el inicio del trabajo. En su caso era un poco más complicado porque saldría de la ciudad durante dos o tres días seguidos algunas semanas alternas así que hablamos mucho sobre el sacaleches y la conservación de la leche.

Cuando la familia ya no me necesitó más nos despedimos con alegría y con un hasta pronto. J

Dos años más tarde, a inicios de este verano, un papá me llamó. Me explicó que acababa de ser padre por segunda vez y que querían darle el pecho a su bebé pero que con la primera había sido una experiencia  muy dura así que sabían que necesitaban ayuda.

Esa tarde fui a la clínica donde había nacido la niña y la sorpresa fue encontrarme a una familia que no veía desde hacía dos años. Acababa de nacer la sobrina de esa chica que conocí hacía dos años, tenían un gran recuerdo de su experiencia conmigo así que habían insistido a su hermana y cuñado para que me llamaran.

La primera alegría fue verlos y la segunda fue que su hijo de dos años tomaba lactancia materna complementaria y estaban encantados.

Ahora yo estaba allí para acompañar a una mamá que ya tenía una hija mayor con la que la experiencia de la lactancia materna no era un recuerdo grato. Repasamos uno por uno todos los puntos para tener una lactancia exitosa esta vez y los papás lucharon como héroes, su recién nacida ha tomado lactancia materna en exclusiva durante unos 4 meses hasta que un problema médico ha acelerado la introducción de una leche artificial especial.

Aunque algunos pensareis que cuatro meses no es mucho tiempo,  yo creo que hay que vivir esta experiencia como un éxito de unos papás. Unos papás que quisieron cambiar su forma de hacer, que quisieron luchar contra la adversidad, que decidieron pedir ayuda en el momento adecuado y,  como recompensa,  han podido disfrutar (ellos y su bebé) de los beneficios de la lactancia materna.

Podemos aprender mucho de unas personas que han decidido luchar contra viento y marea para que su bebé pueda obtener los beneficios de la lactancia. Con unos conceptos claros y la ilusión es posible.

Habéis roto “la maldición de la poca leche” en vuestra familia!!  Felicidades familia al completo!!

                                                                                                                                        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


8 + cinco =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>